Del 23F en Nueva York en un libro electrónico

Ahora que se acaba el año, parece una buena idea continuar con el ejercicio que empecé hace unos días, el de hablar de libros susceptibles de convertirse en regalo. No aseguro nada, porque aconsejar lecturas es un riesgo importante. Sin embargo, como dice Espinàs en su último libro” el tiempo va pasando, pero la fiesta sigue”. Este nuevo título  que ha aparecido durante 2009, Y la fiesta sigue (Ediciones La Campana), es una especie de autorretrato de Espinàs, donde reflexiona sobre los hechos de la vida, la de todos y la suya misma. La Campana también nos ha obsequiado este año con Nelson Mandela y el partido de rugby que construyó una nación, de John Carlin. Sobre este libro Eduardo Mendoza dijo en El País: “Hubiera podido ser la mejor novela del año si no fuera porque todo lo que explica sucedió de verdad. Mendoza, por su parte, ha revelado con Seix Barral Tres vidas de santos. Estos son tres relatos, de tres personajes que están dispuestos a renunciar a todo. Al igual que el libro de Carlin, el 23 F de 1981 también podía haber sido una novela si los hechos que se produjeron al Congreso de los Diputados no hubieran sido una realidad como un piano. De hecho, Javier Cercas intentó convertir en ficción todo el entramado conspirador que finalizó con Antonio Tejero invadiendo el Parlamento y disparando contra todo lo que se movía. Finalmente, Cercas escribió Anatomía de un instante sin alejarse de la verdad y ha demostrado que el golpe de Estado contra la democracia incipiente que presidía Adolfo Suárez puede superar cualquier novela policíaca. La última obra de Cercas se situó entre los más vendidos el día de Sant Jordi, en la Feria del libro de Madrid y en las listas de más vendidos de muchas librerías y secciones de cultura de los periódicos. Merece un rato de atención.

Por cierto, Ecos Travel Books ha presentado la primera guía de viajes digital en castellano para e-book, iPhone, ordenadores y otros dispositivos de lectura electrónica. Se trata de una guía de Nueva York y contiene todo lo que hay que ver en Manhattan, en sus tiendas, museos, parques, rascacielos…..

Anuncios

La ciudad ha cambiado, pero no tanto

Los libros no son siempre un producto circunstancial que pasa de moda, como las faldas o las chaquetas; los peinados o los pendientes. Algunos títulos recorren la memoria y forman parte de las costumbres, aquellas que repetimos marcados por el calendario. Empecé a leer Soldados de Salamina hace algunos años, una tarde de verano después de acabar el trabajo, en una cafetería de la Gran Vía de Madrid.

El camarero, vestido
con chaqueta blanca y gomina  en el pelo, llamaba al compañero de la barra: “¡uno de calamares y dos aguas del tiempo”. Yo había pedido un café solo y mi estomago se quejó ruidosamente. Sentía envidia por el bocadillo de calamares que no había pedido. Había comprado esa misma tarde el libro del extremeño Javier Cercas en la Casa de libro de Callao y estaba impaciente por continuar leyendo el encuentro del autor- personaje -protagonista con Rafael Sánchez Ferlosio, el hijo de Sánchez Maza, el misterioso falangista que durante la Guerra Civil se libró milagrosamente de ser fusilado en Banyoles. Curiosamente, el nombre de Ferlosio no se puede desligar de su libro fetiche, El Jarama, donde narra la historia de un grupo de jóvenes que pasan un domingo de verano junto al río madrileño. Este libro y otros que se escribieron en los años 50 se incluyeron en la llamada ‘literatura social’. Desde el primer momento, me impresionó la facilidad narrativa, la novedad de los conceptos y la libertad estilística e intelectual de unos escritores que estaban sometidos a una feroz censura. Feroz e ignorante porque, afortunadamente para nosotros, no se dieron cuenta nunca que aquellos escritos abrían rendijas hacia la posteridad. En esta línea, y además de recurrir a las novedades literarias de este verano, me atrevo a recomendar otro ejemplar, Las últimas tardes con Teresa, que fue Premio Biblioteca Breve 1965. Las fiestas mayores de Gràcia del mes de agosto están ligadas para mí en el mundo que sabe dibujar con sabiduría Juan Marsé, en una ciudad que, a mediados del siglo XX, estrenaba nuevas formas de vida y también salvajes contrastes sociales. Lo leí hace tiempo, y muchos años después de ser escrito, pero diría que, incluso ahora, son actuales las situaciones. Barcelona ha cambiado, pero no tanto.

Los caracoles no saben que son caracoles

imatgeLos caracoles no saben que son caracoles (Espasa), este es el título de la primera novela de la televisiva Nuria Roca. Ya sorprendió con su anterior libro, Sexual – mente, y ahora se atreve con una historia divertida y para llorar al mismo tiempo. Con los escritores mediáticos las editoriales esperan obtener buenas ventas y supongo que Roca dejará bien a su editor. Pero en la Feria del Libro de Madrid , se acumulan todo tipo de autores y ejemplares (de libros, claro). Cada año, más de 300 casetas ocupan una parte del Parque del Retiro . Son quince días, tres fines de semana. Editores, escritores y libreros se dedican disciplinadamente a los rituales sociales que exigen los libros . Cara a cara con los compradores , con los lectores que analizan las apariencias y las verosimilitudes. “Voy a ver como se conserva” – una mujer se abre paso entre la gente que se acumula ante la caseta donde firma sus libros Eduard Punset -“se le viene más mayor – dice después de ver recompensada su curiosidad. El político, filósofo y escritor ha superado una grave enfermedad y ha conseguido mantenerse durante 17 años presentando Redes un programa de divulgación científica en TVE. Javier Cercas no levanta la cabeza para mirar el domingo madrileño, firma libros durante horas seguidas. Presenta este año anatomía de un instante (Mondadori), su particular visión del 23- F. Maria Antonia Iglesias, un bote pequeño con potente confitura, muestra sus voluminosas creaciones. Nos quedamos con la memoria recuperada ( Aguilar ), “para conocer una generación de socialistas que vivieron con pasión la política y pusieron en pie este país”… y no paro de pensar en el título de los tornillos bajo el sol de Castilla…

También ha firmado libros en la Feria Stephenie Meyer, creadora de la saga Crepúsculo. Hasta allí fueron los numerosos fans que tiene la joven autora norteamericana. Su editorial, Alfaguara organizó un encuentro en el parque