Uno de Joan Margarit

Cuando conocí a Luis García Montero y nos habló sobre Lorca en unas horas inolvidables, tambíén pude asistir, afortunadamente, a la presentación del libro Un hivern fascinant (Proa), en el cuarto aniversario de la librería Nollegiu, en el Poblenou de Barcelona. Margarit y García Montero, en un mano a mano lleno de complicidades, leyeron sus poemas. El librero Xavi Vidal decidió, acertadamente, situar la mesa de los poetas en la puerta de la librería. La calle se llenó de palabras, de poesía, de voz clamando al cielo el valor de la literatura en todos los momentos y en todos los lugares. En este último día del año, después de estos días intensos, quiero dejar en este lugar este poema de Joan Margarit, el que da nombre a su último libro publicado.

Les roselles van despareixent
eliminades com les males herbes.
Molt aviat ja no s’escamparan
les roges pinzellades del vent als camps de blat
Qui podrà entendre un dia
els quadres de Van Gogh?
Visc encara en un món familiar,
malgrat que subtils canvis ja m’alerten:
no tornarà a ser el meu.
No es tracta d’un infern: permet comprendre.
L’oblit arriba, tranquil·litzador.
I torna, sempre torna, l’alegria.

 

Anuncios

Un poeta habla sobre un poeta

Contaba Luis García Montero en Infolibre : “He venido a Barcelona para escuchar”, y en su viaje desde Madrid rememoraba que “Gustavo Adolfo Bécquer descubrió la velocidad del mundo al subirse como periodista a un tren”.

Luis García Montero se subió al tren para hablar sobre Federico García Lorca y en su artículo Estar en Barcelona recordaba dos versos de Poeta en Nueva York: “Yo denuncio a toda la gente/ que ignora a la otra mitad”.

Un poeta habla sobre un poeta, y el laberinto deja de ser laberinto para llegar hasta Teseo y sus símbolos. ¿Cuantas veces puede uno encontrar el ovillo lúcido que nos guíe hacia ese enclave único? Muy pocas veces. Por eso quiero venir aquí a dar testimonio de ese encuentro, para no olvidar que todavía podemos ser capaces de reunirnos alrededor de una mesa para hablar sin condiciones.

“Días lorquianos en Barcelona”. Días de noviembre, tumultuosos y locos. Y entonces encontramos esa voz que nos dice que todo sigue allí, inmutable y único. La voz del poeta.

Somos, en esencia, aquello que leemos y bajo esta premisa García Montero rastrea en Un lector llamado Federico García Lorca las lecturas juveniles del poeta, las que fueron sus referencias y su guía. Victor Hugo leído por su madre, Ibsen, Maeterlinck, Juan Ramón Jimenez o Unamuno. Esas referencias habían estado siempre en todos aquellos poemas que nos persiguen.