Archivo de la etiqueta: mario vargas llosa

García Márquez en cerca de 900 páginas

Los pueblos necesitan héroes. Colombia tiene el suyo propio y se llama Gabriel García Márgaboquez, Gabo, un inventor de historias. Pero no un inventor de historias cualquiera. Fue Premio Nobel y uno de los mejores escritores en lengua castellana del siglo XX. El hecho del mito se me hizo realmente evidente en Coppelia, (no el Coppelia de La Habana, aquel en el que cierto día me comí un helado de vainilla con regusto a Revolución), en el Coppelia de Barcelona, en el Born. En uno de esos viernes lluviosos de finales de mayo dejé en la puerta de la coctelería el agua de los charcos que había acumulado en los zapatos y me senté un rato entre las mesas de un local repleto de música caribeña. La bebida, un combinado inventado para la ocasión llamado Macondo, acompañado por unos patacones y empanadillas como los hacen en Colombia. Los patacones son unos deliciosos plátanos verdes fritos y las empanadillas eran crujientes, de carne y tomate. El sabor adecuado para encontrarme con Xavi Ayen y hablar sobre su libro, “que tiene 900 páginportada_boom_latinoamericanoas, a lo mejor no lo compra mucha gente por ese motivo, bueno, pero tampoco llega a las 900, casi, son 888 páginas. Aquellos años del boom. García Márquez, Vargas Llosa y el grupo de amigos que lo cambiaron todo (RBA). Bajo este título y subtítulo, el periodista escribe un largo reportaje, cuidadosamente elaborado a lo largo de diez años. Ahí están horas de entrevista con García Márquez o con Mario Vargas Llosa, viajes a México y también a Nueva York. “Balcells me ha dejado consultar sus archivos”, ese enorme manantial por el que transita gran parte de la historia de la literatura de la segunda mitad del siglo XX y del XXI. “No hay placas que lo conmemoren” -se puede leer en Aquellos años de boom, pero aquel momento de la literatura en castellano “se abrió en Barcelona”. Aquí se produjo un fenómeno “confuso y veloz” a mediados de los años sesenta y la ciudad llegó a convertirse, entrados los setenta, en un “parque temático” por el que paseaban los escritores latinoamericanos más conocidos. Aquellos Años del boom muestra un profundo conocimiento sobre un moviento que no se irá con el tiempo, aunque desaparezcan sus protagonistas.

“Es posible que los lectores solo presten atención al capítulo dedicado al puñetazo de Vargas Llosa a García Márquez”. Prestaremos atención a más cosas, sin duda, pero, aquel puñetazo supuso el final de una gran amistad y el comienzo de muchas leyendas.

Anuncios

El boom de Barcelona

El otro día, bajando por la calle Muntaner, pasó por mi lado, en dirección contraria por la misma acera, Teresa Gimpera, que sacaba a su perro a dar el paseo de la tarde. Iba impecable. Una señora bien por la de la zona alta de Barcelona, alcalle_muntanerejada de las estridencias turísticas de una ciudad que se ha abandonado a sí misma para tirarse (en el peor sentido de la palabra) a los brazos de un turista que se desvive por beber sangría con pajita en grandes copas.

Encontrarme casualmente a la musa de la moda española de los años 70 me llevó a recordar la exposición que había visto hacía poco en el Palau Robert, en el Paseo de Gracia esquina Diagonal: Barcelona. Prêt-a-porter 1958-2008. Y, a su vez, rememoré mis reflexiones sobre aquella época mientras observaba los vestidos y los vídeos que componían el recorrido de la exposición. Volví a verme entre mis libretas de cuadros con tapa azul, paseando por una ciudad todavía oscura mi estuche verde repleto de bolígrafos y gomas de borrar, y todos los libros de segunda mano que podía comprar en la librería Noveccento de la calle Llibretería (hoy convertida en una tienda de ropa étnica para turistas). Me resultó curioso pensar que mientras yo soñaba con mi futuro y descubría escritores e historias apasionantes del pasado entre aquel mar de libros, al otro lado de la ciudad y en otros ámbitos se estaba fraguando un mundo lleno de nueva moda, se estabbocaccio_logoa construyendo con nuevos diseños y arquitectos, y nuevas editoriales (ahí Tusquets y Anagrama, por ejemplo) estaban descubriendo nuevos y grandes escritores. Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa o Julio Cortázar vinieron del otro lado del océano y construyeron una nueva forma de hacer literatura, fresca y sorprendente, que cayó sobre nosotros en forma de sonoro ‘boom’ latinoamericano. Macondo, Don Rigoberto, los Cronopios y los Famas, el escribidor y su tia Julia, la cándida Eréndira y su abuela desalmada, Pantaleón y las visitadores, el Rayuela que se leía hacia adelante y hacia atrás o empezando por las páginas centrales…

Lo frívolo y lo profundo, en ocasiones, se presentan bajo la misma forma. Detrás de una risa se esconce un pesimista en ciernes, detrás de una fiesta en Bocaccio se fraguan historias que merecen el Premio Nobel. Detrás de una modelo de pasarela existe todo un mundo de creatividades y de sueños hechos realidad.

Para los que solemos confundir la vida con las páginas de un libro sin corregir, cualquier excusa nos sirve para imaginarnos una novela, o un ensayo, o un artículo, o una entrada para este blog. Gracias por cruzarse en mi camino, Sra. Gimpera.