Archivo de la etiqueta: moix

…i àdhuc metafísic.

Creo que Terenci Moix no se quería morir. A pesar de su mala salud, creo que pensaba que era inmortal. Como debía desaparecer alguien que amaba tantísimo la vida?

Sabes que he gastado todos mis ahorros comprando unas fotos inéditas de Marilyn Monroe en una subasta?

En serio, Terenci?

Si, no lo he podido evitar. C’est la vie!

Pero, finalmente, en 2003 el sueño se deshizo y el mundo se comportó como un hombre de negocios pidiendo la factura. La despedida de Terenci Moix en el Ayuntamiento de Barcelona fue multitudinaria, y puedo asegurar que se llevó a la eternidad un impertérrito y malévolo paquete de ‘Ducados’.

Me pongo ahora a recordar todo ello con una buena excusa. Esta semana se ha presentado una novela inédita en castellano que Terenci Moix publicó en catalán en el año 76. Se llama, como ya saben, sádico, esperpéntico e incluso metafísico, según la traducción que Juan Bonilla ha hecho de aquel Sadístic, esperpèntic i àdhuc metafísic.

Ha publicado este libro el exministro de José María Aznar Manuel Pimentel, y ahora editor de Berenice. Pimentel ha estado en Barcelona esta semana y ha presentado el libro junto con Anna M. Moix, la hermana de Terenci. Ambos han confesado que hubo una gran complicidad entre ellos durante la presentación y han coincidido en la definición de esta novela, que coincide en el tiempo de la publicación con la época del ‘boom latinoamericano’  y el fantástico momento editorial que tuvo lugar en Barcelona durante los años 70.  En ese momento Moix era un personaje y un escritor con una vena erótica perversa e incluso destructiva que escandalizó a muchos bienpensantes del momento. Esta novela condensa el universo transgresor de su autor, personalizado en el pequeño Manelet, nacido en la posguerra barcelonesa y aniquilado por las deformaciones educativas de un momento histórico demoledor .Como resulta muy complicado encontrar la novela en catalán, Berenice nos ofrece ahora la oportunidad de recuperar el relato real de la Barcelona de los años cincuenta , por cierto , muy diferente a la realidad que se podía contemplar el NO – DO .

 

Anuncios

Maruja Torres, Nadal 2009

“Si yo estoy aquí con ustedes, es que no estoy muerta”. Maruja Torres decía esto la noche de Reyes de este 2009, cuando ya se hizo público que había sido la ganadora del Premio Nadal con Esperadme en el cielo. La escritora barcelonesa dice que la novela salen sus amigos, su ciudad, su barrio y ella misma, su generación entera. Especialmente están representados Terenci Moix y Manuel Vázquez Montalbán. Y tengo ganas de decir que sin ellos Barcelona y la literatura actual hace tiempo que se han quedado huérfanos , sin la particular imaginación e inteligencia que daban al hecho de escribir. El Carvalho de Vázquez Montalbán quemaba libros en la chimenea de la casa de Vallvidrera y Terenci quemaba ‘Ducado’, y también la vida, bajo una sonrisa que muchas veces ocultaba un sufrimiento. Siempre hay que felicitar a los que ganan premios, por aquella parte que seguramente tienen de merecidos. En este caso, ya la espera de leer Esperadme en el cielo, Maruja Torres nos ha recordado cómo suena el viejo bolero de Antonio Machín, al ritmo de las ‘maracas’. Nadal, Maruja Torres, Terenci Moix, Vázquez Montalbán, Raval, cinema, Barcelona…

Precisamente, Barcelona era también la protagonista de ‘Nada’ el primer Premio Nadal que ganó una joven de 22 años, Carmen Laforet. Para conmemorar los 65 años de este aniversario, Destino saca este 7 de enero una edición de lujo de esta estupenda historia, que introduce al lector en una deprimida y oscura ciudad que vive las penalidades y la incertidumbre de la posguerra. Otro periodista, el locutor de Catalunya Radio, Gaspar Hernández, ha sido el ganador del Premio Josep Pla, con su primera novela: El silencio. Explica la evolución espiritual de una joven japonesa que ha superado un cáncer. La historia está ambientada en la isla de Formentera.