La isla de la última verdad

laisladelaultimaverdadVivir el mar; sus expectativas, sus amenazas y promesas, su plenitud y inmensidad es algo más que una afición o un deporte. La decisión de pasar horas navegando por unas aguas que no controlas conforma una manera de entender la vida. Dice Flavia Company que Navegar quiere decir saber dónde estamos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Por eso quizás es más difícil navegar que vivir “. Y tiene razón, la escritora Flavia Company es una gran navegante y sabe de qué habla. Por eso también sabe de qué escribe cuando llena de vida las páginas de La isla de la última verdad. (Lumen). La novela relata la historia del Dr. Mathew Prendel, quien había sido desaparecido en medio del Atlántico durante cinco años y al final de su vida confiesa los misterios que rodearon siempre su vida en una isla desierta. Porque hay secretos con los que se puede vivir, pero con el que no se puede morir”.

El espíritu
de supervivencia llevado a los límites más brutales; esto encontramos en el último libro de Flavia Company. ¿Verdad que más de una vez hemos pensado qué pasaría si nos encontráramos tirados en el mar, sin tierra a la vista y sin más garantía que la propia resistencia al cansancio ?. Y también es cierto que más de una vez nos hemos imaginado pasando todas las horas del día flotando sobre unas aguas sin final. 
En La isla de la última verdad el Dr. Prendel explica este momento inexplicable de angustia y sentido de supervivencia que nos empuja a seguir viviendo. Y luego la curiosidad. ¿Qué nos llevaríamos a una isla desierta? … ¿Pero, en realidad, podemos elegir qué podemos llevar? Casi nunca, diría. Como Robinson Crusoe, los náufragos finalmente se adaptan a su medio y encuentran la manera de sobrevivir. ¿Y la traición? Sabrían mantener nuestras vidas intactas, nuestra integridad inalterable, si nuestra existencia dependiera de los hilos sensibles de los sentimientos más retorcidos ?. De qué no seríamos capaces para conservar la última brizna de vida y de esperanza? La isla de la última verdad nos transporta al mar, nos deja navegar por medio de un océano que no siempre es amable, es obsesivo y acaparador, enorme y salado, sordo y ruidoso, como los tambores monótonos y tronadores que tocan a África. El mar también es silencioso y cruel, amable y romántico, tan amigo y tan sincero como lo puede ser la propia vida que cambia a cada instante. 

Anuncios

Todos los viajes de Julio Equis empiezan con un par de palabras: me voy

Había mucha gente en la sala del Ateneo de Barcelona donde se estaba presentando el último libro de Flavia Company . Cristina Fernández Cubas, con la pasión del lector satisfecho, describía los 19 relatos que forman Con la soga al cuello, editado por Páginas de Espuma . Iba avisada: encontraría fina ironía, sentido del humor, descripción milimétrica de la sordidez, el punto ácido, la sorpresa, la alegría, la tristeza, el absurdo y la casualidad con que nos sorprende cada día la cotidianidad urbana. Flavia Company declara que escribe para que la amen, para reencontrarse con los amigos durante las presentaciones de los libros. “Si dejan de venir, yo dejaré de escribir”, dice. Pero me atrevo a decir que, muy lejos de esta broma amable, continuaría escribiendo en la más completa de las soledades. Cuando se está acostumbrado a ir por la vida diseccionando sensaciones, analizando personajes y describiendo simplemente lo que uno ve o imagina ver, es imposible que se pueda silenciar este impulso. Detrás de cada mujer mayor, hombre joven, chica que se retoca el pelo por la calle, hay una larga vida de soledades, sorpresas, momentos de angustia y incompresión. Explica Flavia Company que la vida, de repente, se puede convertir en una calle sin salida, en una soga que nos atrapa por el cuello hasta ahogarnos. Un adulterio, una mentira, un descubrimiento, una persona de la que nos tenemos que hacer cargo…

Con la soga al cuello es un libro de relatos independientes y todos ellos juntos forman un mosaico de caras y de vidas, las que se mezclan en el metro o entran y salen de los edificios anónimos de Barcelona. Company, que ha declarado su compromiso con la literatura, explica a sus escritos elementos de la propia vida, la que se manifiesta cada día y a cada instante. Las historias relatadas pueden ser tristes, desconcertantes y curiosas o surrealistas … e, incluso, divertidas. También, atendiendo a este compromiso de la literatura con la vida, alguna de las historias te deja con una gran frialdad en el cuerpo. ¿Cómo se ha de digerir, por ejemplo, la miseria disimulada de dos mujeres mayores, o el engaño dentro de la pareja o el taxista que quiere entrar en la vida y la muerte de su pasajero? “Aquí estamos todos”, nos dice Flavia Company. Todos podemos ser el héroe, el verdugo y la víctima.

Para finalizar, aquí dejo el inicio del relato Julio Equis : “Todos los viajes de Julio Equis empiezan con un par de palabras, me voy …”