Archivo de la categoría: Uncategorized

Sangre en los estantes

portada-sangre-en-los-estantesUna semana no  es mucho tiempo, pero sí puede enseñarnos multitud de mundos. Se lo decía recientemente a Paco Camarasa, y lo repito aquí, la BCNegra ha superado a otros intentos de de crear festivales de éxito en Barcelona. En estos 12 años se le ha otorgado una dimensión internacional a un certamen hecho a la medida de la ciudad. Teniendo a Pepe Carvalho como soñado maestro de ceremonias, han acudido interesantes escritores del género y han dejado un reguero de apuntes para entender mejor una manera de hacer novelas.  Henning Mankell, Andrea Camilleri, Donna Leon, Connell, Petros Márkaris…

Pero, a partir de ahora, algo cambiará en las siguientes ediciones de la Semana Negra de Barcelona. En 2018 ya no estará Paco Camarasa y, sin duda, se notará la ausencia, la personalísima manera de hacer del comisario.  También se nota la ausencia de la carismática libreria, la Negra y Criminal, de la Barceloneta. Pero ahí quedará su pasión por el género, por Dashiell Hammett, por Bogard, por el misterio y la realidad que se fragua en el mundo de la ficción. El secreto del éxito, creo, reside ahí, en la pasión, y en la habilidad por entenderse con los editores, los escritores, con la prensa y con el lector fiel.

Pero el librero Camarasa sigue todavía amando la novela negra, liderando clubs de lectura y hablando sobre su libro: Sangre en los estantes (Destino), una recopilación de lo que deberíamos saber sobre los autores y novelas de este género.  Y ahí lo dejamos, acompañado de su gato Brunetti, en la libreria que todavía se abre sus puertas para las ocasiones, para las lecturas y para seguir hablando, mientras se pueda, de lo que más nos gusta.

Sangre en los estantes, como dice su autor, no pretende ser un ensayo académico ni teórico. Se trata de hablar del género a través de sus autores desde la experiencia de un librero. “He tenido que quitar autores que me importaban mucho, porque no me cabía”- dice, “me hubiera quedado un libro demasiado largo”.

 

Anuncios

Librería Atlantis

libreriatlantic

Paseando un día de este  invierno por la ciudad de Oia, al norte de la maravillosa isla de Santorini, descubrí la librería Atlantis Books, sin duda, una de las mejores del mundo.  Había que bajar unas escaleres muy estrechas y empinadas, como en todas las casas milagrosamente construidas en la ladera del cráter del volcán de Nea Kameni. Después de traspasar frases literarias escritas en  las paredes, el teclado indemne de una máquina de escribir expuesta a la lluvia y pinturas al frIMG_6916esco de un mar de páginas de libros, me encontré con un espacio alegre y brillante. Los rayos del sol entraban por una ventana pintada del azul añil de Grecia,  iluminando cientos de libros venidos de muchas partes del mundo. Estaban ordenados por idiomas. Todos y cada uno de ellos olía a horas de lectura, a los dueños que en su día los dejaron allí para que otros pudieran leerlos.  Al fondo de la sala, detras de unos estantes de madera antigua, sentado en su mesa, el librero hablaba por teléfono, negociaba en inglés, y sobre libros,  claro. Mi ensimismamiento pudo a la curiosidad. ¿Cómo se ha producido semenjante milagro? No necesité preguntarlo, porque lo sabía.

IMG_6912IMG_6935

Aquel era el sitio que, sin saberlo, estaba buscando. No lo olvidaré. Me prometo volver.

El eclipse de Yukio Mishima

“Me pregunto si hay otra forma de vivir en este país tan difícil, si no me queda más alternativa que matar, suicidarme”-escribió Mishima en El templo del alba. Shintaro Ishihara se pregunta, a su vez, en El eclipse de Yukio Mishima (Gallo Nero), por qué se inmoló el que fuera uno de los más grandes escritores japoneses. Su obsesión, según el también escritor y político Ishihara, fue una anormalidad y una falta absoluta de percepción sociológica y de intuición sobre lo que suponía la nueva posición de Japón en el mundo.

Después de escribir grandes y numerosas obras, Yukio Mishima, consiguió crearse a sí mismo también como personaje. Se vistió de héroe y se esforzó en recuperar a toda costa los valores que consideraba tradicionales y esenciales de la cultura japonesa. ¿Acaso se sentía incapaz de enfrentar el futuro de un Japón que tendrímishima-231x300a que cambiar para buscar su nuevo lugar en el mundo? ¿Era realmente un fanático Yukio Mishima?

En El eclipse de Yukio Mishima descubriremos la otra cara de un escritor que pintó a base de palabras un paisaje lleno de suaves ocres y transparentes azules. El olor del mar antes del amanecer, el rugido de las olas desde la atalaya de un faro o la quietud de un jardín cuidado por las manos expertas de una geisha. Mishima explicó sabias historias de amor, de poder, de desdicha y de misterio. Y también supo dejar constancia de algunas dúctiles maneras de manifestar la crueldad.

Ahora, Shitaro Ishihara, a años luz de la compasión que trae consigo el tiempo, la muerte o la distancia, describe sin concesiones su relación con el que fuera su compañero y amigo. “Al recordar, con la perspectiva que da el tiempo, mis encuentros con Mishima, siento como si hubiera sido testigo de sus dolorosa degradación”- dice en el libro.

Mishima se suicidó después de la última entrega de la tetralogía El mar de la fertilidad (Nieves de primavera, Caballos desbocados, El templo del alba y La corrupción de un Ángel). Antes de hacerse un seppuku o harakiri, como los guerreros samurái, junto a otros miembros de su Tatenokai (Sociedad del escudo), había lamentado el estado de decadencia de una sociedad en la que ya no quedaban héroes, y que se conducía angustiosamente por el pragmatismo del mundo de los negocios. Mishima recordaba con admiración el Japón de su adolescencia, cobijado bajo la tradición y la figura mayestática del emperador.

shintaro Ishihara

Shintaro Ishihara es actualmente un político importante en Japón

Interesante libro, para conocer de cerca al gran escritor y su compleja personalidad. También para entender mejor los círculos literarios de Japón durante la posguerra.

Shintaro Ishihara ya era un destacado escritor en su país durante los años 50 y a finales de los 60 inició su carrera política. Fue gobernador de Tokio durante 13 años (1999-2012).

Carlos Zanón y ‘Yo fui Johnny Thunders’

YofuijohnnyThundersFrancis, Mr. Frankie quería ser una estrella del rock y  decidió un día dejar su casa y su infancia para vivir lejos de todos sus sueños. Pero la fama, caprichosa y efímera, no le duró mucho y después de pocos años volvió a vivir de nuevo con su padre. Necesitaba ordenar su vida, pagar las facturas y encontrar cualquier trabajo.

Frankie ahora sabe que ha perdido, que sus adicciones ganaron la batalla y que no es nadie en un mundo que no suele perdonar los errores.

¿Podrá salir adelante Mr. Frankie volviendo a su antiguo barrio y con la gente que había dejado atrás? Es lo primero que se nos ocurre leyendo las primeras páginas de Yo fui Johnny Thunders, de Carlos Zanón (RBA). La vida real está llena de paradojas y no siempre las cosas se desarrollan según un guión de pelicula. La realidad es ácida y  nos demanda descaradamente que asumamos las consecuencias de nuestros actos. ¿A eso llamaban aprender la lección nuestras viejas maestras? Es posible.

Yo fui Jonny Thunders se desenvuelve en la puerta de atrás de una Barcelona (en el barrio de Horta) del siglo XXI que presume de ser el escaparate mundial de la modernidad. Es el lado casposo y grasiento de las calles menos glamurosas. Los containers rebosan restos de comida de los restaurantes y a su lado fuman los empleados de un bingo donde se reparte la suerte entre personajes solitarios que gastan el dinero del paro en un cartón lleno de falsas promesas.

Las promesas de triunfo no siempre fabrican un futuro color de rosa. El éxito de un día nos ayuda a caer más rápido al fondo del abismo. Francis, Mr. Frankie, fue un rockero famoso en los 80, o eso creía él.

El boom de Barcelona

El otro día, bajando por la calle Muntaner, pasó por mi lado, en dirección contraria por la misma acera, Teresa Gimpera, que sacaba a su perro a dar el paseo de la tarde. Iba impecable. Una señora bien por la de la zona alta de Barcelona, alcalle_muntanerejada de las estridencias turísticas de una ciudad que se ha abandonado a sí misma para tirarse (en el peor sentido de la palabra) a los brazos de un turista que se desvive por beber sangría con pajita en grandes copas.

Encontrarme casualmente a la musa de la moda española de los años 70 me llevó a recordar la exposición que había visto hacía poco en el Palau Robert, en el Paseo de Gracia esquina Diagonal: Barcelona. Prêt-a-porter 1958-2008. Y, a su vez, rememoré mis reflexiones sobre aquella época mientras observaba los vestidos y los vídeos que componían el recorrido de la exposición. Volví a verme entre mis libretas de cuadros con tapa azul, paseando por una ciudad todavía oscura mi estuche verde repleto de bolígrafos y gomas de borrar, y todos los libros de segunda mano que podía comprar en la librería Noveccento de la calle Llibretería (hoy convertida en una tienda de ropa étnica para turistas). Me resultó curioso pensar que mientras yo soñaba con mi futuro y descubría escritores e historias apasionantes del pasado entre aquel mar de libros, al otro lado de la ciudad y en otros ámbitos se estaba fraguando un mundo lleno de nueva moda, se estabbocaccio_logoa construyendo con nuevos diseños y arquitectos, y nuevas editoriales (ahí Tusquets y Anagrama, por ejemplo) estaban descubriendo nuevos y grandes escritores. Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa o Julio Cortázar vinieron del otro lado del océano y construyeron una nueva forma de hacer literatura, fresca y sorprendente, que cayó sobre nosotros en forma de sonoro ‘boom’ latinoamericano. Macondo, Don Rigoberto, los Cronopios y los Famas, el escribidor y su tia Julia, la cándida Eréndira y su abuela desalmada, Pantaleón y las visitadores, el Rayuela que se leía hacia adelante y hacia atrás o empezando por las páginas centrales…

Lo frívolo y lo profundo, en ocasiones, se presentan bajo la misma forma. Detrás de una risa se esconce un pesimista en ciernes, detrás de una fiesta en Bocaccio se fraguan historias que merecen el Premio Nobel. Detrás de una modelo de pasarela existe todo un mundo de creatividades y de sueños hechos realidad.

Para los que solemos confundir la vida con las páginas de un libro sin corregir, cualquier excusa nos sirve para imaginarnos una novela, o un ensayo, o un artículo, o una entrada para este blog. Gracias por cruzarse en mi camino, Sra. Gimpera.

 

Patricia Cornwell, ‘Red Mist’

Patricia Cornwell ha sido la ganadora del V Premio Internacional de Novela Negra RBA, por Red Mist. Primero fue Francisco González Ledesma, después Andrea Camilleri , Philip Kerr y el estadounidense Harlan Coben. En la quinta edición del certamen, la escritora de novela negra más leída del mundo, nacida en Miami, ha sido quien ha recibido los 125.000 € del premio .

Red Mist recupera la patóloga Kay Scarpetta, la directora del Centro Forense de Cambridge. En esta ocasión Cornwell basa su historia más en el cerebro, al estilo de Agatha Christie, que en las tecnologías, como ocurría en las anteriores novelas. Como saben muchos aficionados , las aventuras de Scarpetta inspiraron series de televisión tan emblemáticas como CSI o Bones. De hecho, Cornwell fue la primera que metió los lectores dentro del mundo de la criminología forense. Pocos autores habían explorado antes este mundo que ahora resulta tan apasionante y lleno de recursos literarios.

Patricia Cornwell recogió el premio con su estilo pulcro de mujer práctica de negocios y dijo que “escribir un libro es como tener un hijo , con todas sus dificultades y dudas ” . La motivación para continuar escribiendo -dijo también Cornwell – es “saber que los personajes de mis libros permiten a los lectores navegar por territorios , a veces oscuros ” . Finalmente , se mostró agradecida por el galardón y se despidió diciendo : ” mil gracias , o mejor dicho, 125.000 gracias”.

El Premio de Novela Negra de RBA es el primero de la temporada y es una cita de reencuentro en los jardines del Hotel Juan Carlos I. Como siempre , mucha gente de la política junto con los editores , libreros y periodistas. Ferran Mascarell, que el año pasado era directivo de RBA, este año ha asistido como consejero de Cultura. Artur Mas, presidente de la Generalitat, entregó el premio a la escritora estadounidense. También vimos el expresident José Montilla , el exalcalde Jordi Hereu o Maragall. La ministra de Defensa , Carme Chacón, saludó efusivamente la poderosa agente literaria Carmen Balcells, que no se prodiga mucho por estos saraos . Entre las conversaciones del cóctel-cena junto a la piscina, oí hablar de la crisis , pero también de nuevos proyectos: nuevos libros, nuevos y antiguos programas de libros en la televisión. El editor de de Henning Mankell ( Tusquets ) me aseguró que la nueva novela del autor sueco es conmovedora.

Imprescindibles también los evocadores platos de la cena , inspirados en argumentos de novela, como bufets reencarnados, reliquias golosas, pociones y venenos. Me gustó mucho el ‘ Chocolate tóxico con almendra virulenta’.

la cena

He aquí lo que sucedió. Hace un par de meses, tres chicos quisieron sacar dinero de un cajero automático. Dos eran hermanos, uno de ellos adoptado. El tercero, su primo. El hermano biológico entró y encontró a una mendiga durmiendo. Avisó a su primo. La mujer les molestaba y, además, apestaba. El hermano adoptado sugirió que fueran a otro cajero. No le hicieron caso. Los otros dos golpearon a la indigente con bolsas de basura, le arrojaron una lámpara, una silla, luego el primo cogió un bidón.

El escritor holandés Herman Koch (Arnhem, 1953) lo cuenta en La cena, una novela excelente y provocadora. Los hechos son muy similares a lo ocurrido en Barcelona en 2005: dos jóvenes y un menor quemaron a una indigente en un cajero. Koch centra el argumento en los padres de los adolescentes: Serge, un político de éxito, candidato a primer ministro, y Babette, su esposa, que vive a la sombra del marido; son los padres de Rick y del adoptado Beau. Y Paul, hermano de Serge, que lleva años sin trabajar, y Claire, su mujer, padres de Michel. El planteamiento es uno de los hallazgos de La cena.

La historia transcurre durante una cena en un restaurante organizada para tratar del tema. Koch hace una parodia genial de esos restaurantes de moda, de platos grandes, de nombres larguísimos y raciones pequeñas. Ninguno de los cuatro sabe exactamente qué ha pasado, el que más Paul, el narrador, otro de los aciertos de la novela. Las escenas en el restaurante, llenas de tensión, de silencios embarazosos, se mezclan con los recuerdos. Así vamos descubriendo a Paul. Al principio, es fácil identificarse con él, pero, poco a poco, vemos que es violento, que sus opiniones son un tanto peculiares.

Koch juega con sus personajes y juega con los lectores y plantea una pregunta inquietante: ¿qué haríamos si supiéramos que nuestro hijo ha matado a una indigente? ¿Qué haríamos si lo viéramos colgado en Internet?

Visto de negro y tengo los ojos verdes

“Hago esta canción para ti,
señor del Mundo,
lo tienes todo, menos esta canción.”

De un libro de poemas de Leonard Cohen, The energy of slaves , traducido por la editorial Visor como  La energía de los esclavos . Es un libro publicado en los años 70 y es un descubrimiento.

Por aquella época entendí otra manera de decir los poemas. Eran muy diferentes a los que había leído antes, densos y muchas veces complicados de entender. La poesía explica los instantes.

El primer disco de Leonard Cohen que compré fue en Picadilli Circus. Otro descubrimiento. Hacía muchos años que había grabado esas canciones, pero las entendí décadas después. Siempre hay un momento para cada cosa. Y las palabras están llenas de paisajes. Los paisajes de Grecia, donde vivió el cantante durante años, en Hydra, una isla maravillosamente verde, blanca y rosa, como las buganvillas que trepan por las paredes. Leonard Cohen es la vida contada como una canción interminable.

El Premio Príncipe de Asturias de las letras de este año es para el cantante canadiense Leonard Cohen, por su “imaginario sentimental’. Cohen es un admirador de Federico García Lorca desde que leyó Poeta en Nueva York. Después dedicó al granadino Take this Waltz y le puso a un hijo suyo el nombre ‘Lorca ‘.

Dice :
“Visto de negro.
Tengo los ojos verdes.
Cuando me da la luz de determinada forma.”

El misántropo

 imagenMolière en prosa, Molière en catalán, Molière en el Teatro Nacional de Catalunya. Autor francés, director francés (Georges Lavaudant) y reparto catalán para una pieza teatral: El misántropo, que cuestiona la falsedad de la sociedad y la hipocresía de un mundo políticamente correcto. Jordi Boixaderas da vida al Misántropo que construyó Jean-Baptiste Poquelin (Molière) en 1666 y, como siempre ocurre con los clásicos, el texto es tan actual ahora como lo era en el siglo XVIII. Los bufones de la sociedad, los diplomáticos que quieren quedar siempre bien con todos, la señora respetable que quiere salvar el alma de sus vecinos y los que se acaban encontrando para disfrutar finalmente de un amor privado y real.
Cuando Molière escribió El misántropo vivía enfermo de hipocondría y su mujer lo había abandonado. Con esta historia, aquel hombre torturado, expresó su malestar por el mundo y el género humano. La misantropía se define como una actitud social y psicológica que muestra de una manera clara y diáfana una gran aversión hacia la humanidad en general y los hombres y sus circunstancias, y Molière, inteligencia superior, supo describir sabiamente este sentimiento y sus causas. Por ello se considera esta pieza una de las más brillantes del autor francés. Como también hizo en el Tartuffe , en esta obra Molière profundiza en su visión de una sociedad falsa y impostada, ambiciosa y mentirosa.
El montaje de El Misántropo que se puede ver en el TNC (hasta el 19 de junio) es una traducción al catalán y en prosa de Sergi Belbel (el original es una obra en verso en cinco actos). Destaca la interpretación de Jordi Boixaderas en el papel de Alceste. El resto del reparto es brillante: Jordi Bosch, Lluís Soler, Marta Marco, Anna Ycobalzeta, Rosa Novell, Carles Martínez, Jordi Martínez, Ramón Giró y Miquel Bonet…

Who’s Afraid of Virginia Woolf?

 

imatge

Para una gran actiz el mejor homenaje: ver una de sus memorables actuaciones.