Archivo de la categoría: Teatre

Rive Gauche de París

Paris, años 20. Esta fue una época muy especial. Dicen que por entonces todo era una fiesta y la pintura y la literatura eran testigos de momentos espectaculares. La llamada, según el tópico, “ciudad de la luz”, estaba dividida por el Sena. Por una parte, la sociedad acomodada y conservadora y, por otro, la bohemia, el arte, los intelectuales, las librerías… Durante los años 20 del siglo pasado, París era la ciudad de las Vanguardias europeas y muchos escritores estadounidenses viajaban al viejo continente para ser testigos de todo lo que estaba pasando. La escritora y mecenas Gertrude Stein, Ernest Hemingway, Ezra Pound o Scott Fitzgerald, se mezclaban con otros escritores o pintores europeos como el irlandés James Joyce, el malagueño Pablo Picasso o los francesos Paul Valéry i André Gide.

 Hace pocos días que ha dejado de representarse en la Sala Muntaner de Barcelona Rive Gauche. Esta magnífica obra interpretada por Mercè Anglès, Anna Güell y Maria Molins, ha sido todo un descubrimiento para los sentidos y una manera fácil y agradable de trasladarme a un tiempo soñado.
Esta es una época densa y llena de acontecimientos y personalidades, pero el guión de Marc Rosich y dirección de Rafel Duran han sido capaces de realizar una divertida y delicada comedia, llena también de imaginación ya la hora de rigor histórico. River Gauche me ha parecido una buena excusa para recuperar una historia que comenzó en 1919, cuando la estadounidense Sylvia Beach creó la famosa y mítica librería Shakespeare and Company, el numero 12 de la calle del Odeón. Este fue el centro de la cultura angloamericana en París. Era visitada por representantes del de la Generación perdida y los clientes podían comprar o pedir en préstamo los libros . Sylvia Beach fue la primera en publicar el libro de Joyce, Ulises, 1922. La librería se cerró en diciembre de 1941 , debido a la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial y no volvió a abrir nunca más a su antigua ubicación. Pero en 1951 , otra librería anglosajona fue abierta en París, con el nombre de Le Mistral y cuando Sylvia Beach murió, George Whitman (su fundador ) cambió el nombre del local por el legendario Shakespeare and Company. Durante los años 50 fueron otras norte – amarericans, los de la Generación beat que se dirigieron a la librería esperando hospitalidad. Eran, por ejemplo, Allen Ginsberg, Gregory Corso o William Burroughs. Casualmente, Whitman (que, parece ser, no tiene nada que ver con el poeta Walt Whitman) puso a su hija el nombre de Sylvia y es ella, precisamente, quien ahora regenta la librería, en la calle Bûcherie, muy cerca de la plaza de San Michel, del Sena y de Notre Dam.
Anuncios

La vida en pareja: ¿Comedia o tragedia?

Dice Eric-Emmanuel Schmitt :” Nunca he entendido a qué género pertenece la vida en pareja. Comedia o tragedia? Mi única certeza es que pertenece al género dramático “.

También dice Eric-Emmanuel Schmitt que tardó en escribir novelas porque la libertad que le ofrecían le llenaba de miedos. ¿Escribir?¿Hasta donde? ¿Cuáles estaban los límites? ¿Cuál era el punto de vista más adecuado? Pero después aprendió y comenzó a escuchar los personajes y de estas conversaciones surgieron La secta de los egoístas (Destino) o La parte del eautre.

El francés Eric-Emmanuel Schmitt se considera principalmente un autor teatral y es uno de los más representados y más leídos que existen en estos momentos. Ahora tenemos la oportunidad de ver en Barcelona un ejemplo de que puede dar de sí la imaginación creativa de Schmitt. En el teatro Poliorama se puede ver Pequeños crímenes conyugales, una obra que se estrenó en 2003 en París con una pareja de lujo:  Charlotte Rampling y Bernard Giradeau. En Barcelona se está representando la versión traducida por Sergi Belbel , dirigida por Xico Masó e interpretada por Ramon Madaula y Laura Conejero.

Cuando se abre el telón, lo primero que ves es una casa llena de libros y de cuadros, una sala donde se prevé que domina la confusión, la de una pareja que lleva 15 años de matrimonio y no sabe cómo disipar las dudas de uno sobre el otro. Eric-Emmanuel Schmitt ha explicado que siempre se ha sentido “fascinado” por las interioridades de la vida en pareja, pero que nunca había tenido muy claro si era un tema para tratar en formato comedia, drama o tragicomedia. Así que se decidió por un thriller . Ramon Madaula y Laura Conejero han dicho que “esta obra es como un Hitchcok que habla sobre la pareja desde el suspenso” . Por eso la presentaron dentro de la Semana Negra de Barcelona.


El argumento
Gilles (Ramon Madaula) es víctima de un misterioso accidente. Después de pasar unos días en el hospital, vuelve a casa con su mujer, Lisa (Laura Conejero). Dice que ha perdido completamente la memoria e intenta reconstruir su propia vida. Pero, y si Lisa mintió.  ¿Él es realmente tal como ella lo describe? Y ella, ¿es,  en efecto, su mujer? Muchas preguntas y toda una serie de intrigas crecientes a través de las cuales la pareja se enfrenta a revelaciones y ocultaciones; pasiones y odio; amor y, incluso, indiferencia. ¿Se imagina ser testigo indiscreto de la conversación íntima y privada de una pareja cuando se confiesan sus secretos?

Teatro, novela y danza con ‘El ball’ de Némirovsky

imatgeCoreografía y teatro. Danza e interpretación. Amor y venganza. Sociedad y soledad. La señora Kampf no llegará a la felicidad a través de su baile, y su hija, Antoniette, no obtendrá su sueño. Ambas se enfrentarán a ellas mismas, sin que que la maldita sociedad se entere.

Anna Lizaran ha dicho que ha hecho esta obra porque está cansada del teatro. El baile es una novela en su origen y un juego de magia de Sergi Belbel, que convierte la creación de Irene Némirovski en un espectáculo de danza en el que la bailarina casi no baila y en el que la actriz a veces baila. Sol Picó, en su primer papel como actriz que habla, muestra la versatilidad de su mundo artístico. Teatro y danza, novela y talento, todo junto en la Sala Tallers del TNC. En el escenario todas son mujeres: las actrices Anna Lizaran y Francesca Piñón; las bailarinas Sol Picó y Xaro Campo (que a veces hace el papel de Picó), y el texto y la palabra de la novelista Irèrene Némirovski. El baile es una de las novelas más celebradas de la escritora rusa -francesa. También está Suit francesa, pero esta historia es más breve y con más posibilidades de ser llevada al teatro siete décadas después de ser escrita. El baile se representa en el TNC del 20 de noviembre al 3 de enero. Es una producción del TNC y del Centro Dramático Nacional. Se estrenó en el Teatro de Salt , en el marco de la Temporada Alta 2009, Festival de Otoño de Cataluña . Después de la temporada en la Sala Tallers del TNC, se podrá ver en la Sala Francisco Nieva del Teatro Valle-Inclán de Madrid. También hará una gira que incluye una representación en Perpiñán. Irène Némirovsky , hija de una familia comerciante judía procedente de Ucrania, tiene mucho que ver con la hija de El baile , que se convirtió en película en los años 30, en una primera adaptación de Danielle Darrierux. Vale la pena recordar que Némirovsky fue delatada y el 17 de agosto de 1942 fue asesinada en el campo de concentración de Auschwitz. Notre Dame.

El premio es de la Casa de Bernarda Alba

imagen
Es mucho más agradable empezar el día con buenas noticias, esto es una evidencia de que no hace falta ni mencionar. Pero quiero caer en la más absoluta de las obviedades diciendo que estoy contenta porque hoy me he despertado igual que me fui a dormir, con la agradable regalo del Premio Butaca por el montaje que ha hecho el TNC de la Casa de Bernarda Alba . Creo que es absolutamente merecido este reconocimiento. Todos hemos visto diferentes versiones de la obra de teatro de Federico García Lorca y presenciar la interpretación de Lluís Pasqual de este Drama de las mujeres en los pueblos de España en el Nacional me hizo levantar del asiento. A mí y a todo el teatro en pleno. Ya lo dije y no me repetiré, aquí dejo mi comentario . Nuria Espert, Rosa Maria Sardà y todo el equipo del Teatro Nacional que trabaja en la obra se encuentran ahora en Milán, preparando el estreno en tierras italianas. Después de la buena acogida que han tenido en Madrid durante meses, todo son buenos augurios. Esperamos que sí.

El 1984 de Orwell en el teatro Poliorama

Estamos volviendo de las vacaciones y, poco a poco, se llenan los asientos del autobús y los de la oficina. Con el aire acondicionado ‘ a tope ‘, no sea que el calor deje nuestro esfuerzo triturado ante la ola de calor que nos invade, y ya fresquitos, se nos ocurre poner al día nuestra rentrée y nos ponemos a mirar cómo se presenta la nueva templada. La segunda quincena de agosto es siempre una promesa y la sonrisa es más brillante, todo él metido entre la piel morena que aún no se ha marchitado entre el tumulto cotidiano. Aún queda pendiente un trozo de la programación del ‘Cine al aire libre’ y quedan muchas páginas encantadas de ser devoradas bajo la sombra de un olivo … Pero ya empiezan a venir las ganas de hacer planes para disfrutar del ocio del otoño.

Haciendo un poco de investigación, veo que el Teatro Poliorama está preparando la versión teatral del clásico literario 1984 , de George Orwell. Dicen los del teatro que “el montaje ofrece una relectura en presente del universo orwelliano y su denuncia de los totalitarismos”. La versión teatral de 1984 se verá en Barcelona del 30 de septiembre al 4 de octubre. Es la versión que presentó en 2006 Tim Robbins, como una polémica sátira de la ocupación de Irak. Robbins hace una relectura del clásico y lo adapta al presente. Como dijo él mismo , “las advertencias de 1984 son más vibrantes y necesarias ahora que nunca”.

Por cierto, que Orvell escribió en el Teatro Poliorama de la Rambla su ensayo Homenaje en Cataluña, una crónica de sus vicisitudes en la Guerra Civil Española. El escritor británico, nacido en la India británica en 1903, llegó a Barcelona el 16 de diciembre de 1936. Se alistó en el POUM y formó parte activa en la guerra como soltado, en Huesca. Cuando pasaron los conocidos ‘hechos de mayo’, que enfrentaron a los comunistas, Orwell estaba de permiso en Barcelona, ​​en la terraza del Poliorama, protegiendo los locales del ejecutiva del POUM durante el tiroteo que se entregó en la Rambla y la Plaza de Cataluña. Stalin hizo pagar un alto precio a Negrin y la República por su apoyo y este precio incluyó la represión del POUM. Después de esto, George Orwell regresó a Inglaterra con sus ideas y su proyecto literario más reforzado que nunca. 1984 fue la última novela. Aquí describe las prácticas de la Unión Soviética y de la Alemania Nazi. También salen las experiencias durante la Guerra Civil Española. Además, introdujo el término omnipresente y vigilante del ‘Gran Hermano’. La policía del pensamiento y la dictadura de la neolengua completan el infierno previsto Orwell por el futuro.

La obra se verá en inglés con subtítulos.

Lorca, Núria Espert, Sardà, Lluís Pasqual, La casa de Bernarda Alba

“Silencio”, silencio he dicho”. Bernarda Alba encierra a sus hijas entre las cuatro paredes de la casa durante los ocho años que debe durar el duelo por la muerte de su segundo marido. El duelo debe ser negro, silencioso, metódico y sin lágrimas en medio de un ambiente claustrofóbico y sofocante. La casa de Bernarda Alba es una obra llena de simbologías, como solía hacer Lorca. El agua, el calor, el blanco y el negro, el caballo y el bastón que representa la dominación de la madre sobre las hijas solteras.

De la mano del director Lluís Pasqual, el Teatro Nacional de Cataluña (TNC), ha estrenado este miércoles su versión de la última pieza teatral escrita por Federico García Lorca antes de ser asesinado. Es un drama en tres actos que Lorca subtituló de una manera que define su esencia: ‘Drama de mujeres en los pueblos de España’. Es emocionante escuchar las bellas palabras de Lorca en la voz de Nuria Espert, Rosa M. Sardà y las actrices que dan vida a las cinco hijas de Bernarda. Pascual ha dado a una de las obras de teatro más impactantes del siglo XX, un montaje vaporoso y efectivo, con todos los símbolos lorquianos y la pureza y elegancia de su poesía. Oí decir a Sergi Berbel, director del TNC, poco antes de que comenzara la obra, que aquel era un momento “histórico”. En el estreno del miércoles fue la sobrina del poeta, Laura García Lorca, y seguro que se lo pasó bien y se emocionó, como el público, que se quedó atrapado en la silla, respirando lentamente, atento al drama que se estaba desarrollando en el escenario. La historia es la misma de siempre, imposible cambiar una coma. Pero qué sorpresa escuchar el texto con la cadencia de este reparto. El juego entre el negro de la ropa de las mujeres, la nebulosa, como de visillo, que se articula entre el escenario y el público, el blanco que cada vez es más oscuro, la desesperación del universo femenino, cerrado y tenebroso.

Es la primera vez que hemos podido ver Nuria Espert y Rosa M. Sardà juntas en un escenarioEl efecto es mágicoMás allá de sus interpretaciones televisivas o cinematográficassiempre he pensado que esta actriz es toda ella carne de escenarioEl papel de Poncia, la vieja criada de Bernarda, parece escrito por la SardàNúria Espert que, en mi opinión,  muy poco científica, tiene la facultad de hacer brillar con su influencia a las actrices con las que comparte escena, hace una Bernarda a veces contenida y a veces una auténtica madre de pueblo, la ‘mandona’ Bernarda Alba, que quiere conocer cada movimiento que se produce en la casapero que pierde de vista lo más importantelo que ocurre en drama. De todas maneras, me sorprendo con una Bernarda menos atávica de lo que me esperaba.

No es la primera vez que la Espert interpreta a Lorca. Ha hecho Yerma, ha hecho Doña Rosita la soltera, ha dirigido La casa …. Precisamente, por haber dirigido ya la obra, costó convencer a la actriz para vestirse de Bernarda. Pero, finalmente, aquí está, a pesar de sus dudas. Le esperan dos meses en el TNC y luego hasta finales de año en Madrid. Alguien, seguramente, se cuestionará, ¿Para qué una obra en castellano en el TNC? Porque el teatro es cultura universal, porque hemos visto Shakespeare en inglés en la Sala Grande y porque no es necesario justificar las bellas palabras de Federico García Lorca subidas en cualquier escenario del mundo . “Sí , déjame decirlo , con la cabeza fuera de los embozos”, le dice Martirio a su hermana Adela. Ambas aman al mismo hombre, Pepe el Romano… Vale la pena recuperar esta obra, tan lúcida como lo era su autor, tan contemporánea en su esencia como auténtica en todo lo que tiene de biografía popular. La Casa de Bernarda Alba no se estrenó hasta 1945 , años después de la muerte del poeta . La estrenó Margarita Xirgu en Buenos Aires. En realidad, la gran actriz barcelonesa (maestra de Nuria Espert) había estrenado gran parte de las obras de Lorca: Yerma , La Zapaterilla prodigiosa, Doña Rosita la soltera… El poeta granadino sentía una enorme admiración por aquella actriz dramática y contundente, y también por la ciudad de Barcelona. 

Henning Mankell traslada África al TNC

imatgeGeneralmente es difícil, incluso casi imposible, decidir con exactitud cuando se inicia el proceso de escritura de una novela o de una obra de teatro. Pero, en el caso de Antílopes,  recuerdo perfectamente como fueHenning Mankell explica que hace más de veinte años, cuando vivía en Zambia, unos suecos expertos en ayuda internacional le invitaron a cenar. La casa era muy grande y tenía muchos criados, pero para ellos eran totalmente invisibles. En aquellos momentos, el escritor sueco tuvo el primer impulso de escribir la pieza que después se convirtió en Antílopes, una obra de teatro. Para los numerosos admiradores que tiene por esete lado de Europa el autor nórdico, esta noticia no deja de ser una sorpresa, acostumbrados a los relatos, a veces fríos como cuchilladas, a los que nos tiene acostumbrados Henning MakellPero no es un autor lejano para los escenarios.  De hecho, comenzó su carrera literaria como dramaturgo y cuando se casó con Eva Bergman, hija de Ingmar Bergman, directora del Backa Teater de Goteborg, trabajaron juntos en diferentes proyectos teatrales. África, por otro lado, también ha sido un tema recurrente para el creador de Kurt Wallander y un lugar donde pasa gran parte del año. No olvidemos que Mankell es el director general del teatro Avenida de Maputo. 

En Antílopes los personajes principales son los negros, pero no salen físicamente.  Son una ilusión óptica, como el paisaje. En un primer momento, la obra puede parecer que está ambientada en cualquier casa sueca, pero poco a poco se descubre que todo lo que allí pasa, pasa en África, que invade el espacio a medida que los conflictos laborales y personales salen a la luz.  Esta es la historia de una pareja que está a punto de dejar África después de catorce años trabajando en un programa de ayuda internacional.  El último día de su estancia en el continente africano, reciben la visita del hombre que ocupará su lugar y también deciden hacer balance de los últimos años, ante el estupor de la visita. Dicen los del Nacional que el relato recuerda Danza de muerte de August Strindberg, por las tensiones del matrimonio atormentado“. También se nota en la pieza teatral la elegancia narrativa y la tendencia natural del autor al Thill“.
Henning Mankell ha dicho que Antílopes está escrita desde la rabia“, y es una crítica hacia la actitud de muchos expertos europeos que en África para vivir la vida y no realizan las tareas que tienen asignadas. En realidad -considera Mankell- llegan al continente africano más expertos de los que harían falta.

Antílopes se podrá ver del 27 de febrero al 1 de marzo en el Teatro Alegria de Terrassa y ocupará la Sala Pequeña del Teatro Nacional de Cataluña del 7 al 29 de marzo. La traducción al catalán es de Feliu Formosa, con la colaboración de Carolina Moreno. La dirección es de Magda Puyo y la Producción del Centro de Artes Escénicas de Terrassa (CAET). Los protagonistas son Jordi Martínez y comunes Alcañiz.
Antílopes se podrá ver del 27 de febrero al 1 de marzo en el Teatro Alegria de Terrassa y ocupará la Sala Pequeña del Teatro Nacional de Cataluña del 7 al 29 de marzo. La traducción al catalán es de Feliu Formosa, con la colaboración de Carolina Moreno. La dirección es de Magda Puyo y la Producción del Centro de Artes Escénicas de Terrassa (CAET). Los protagonistas son Jordi Martínez y comunes Alcañiz.