Archivo de la categoría: Editoriales

Volver a Barcelona

http://orgullosademiciudad.blogspot.com.es/2014/09/barcelona-bajo-la-lluvia.html

Son las 11 de la mañana del 17 de agosto. Estoy en una playa soleada de la Cote d’Azur. Busco la página 14 de Rayuela. Es una edición de los años 80, de la Editorial Bruguera, que ya no existe, como todo el mundo sabe. Pero necesito recuperar esta fabulosa novela para un especial de Julio Cortázar que se está preparando para este otoño en la Libreria Nollegiu. Mientras leo la historia de Horacio Oliveira y la Maga en París, escucho las voces infantiles de unos niños franceses que construyen castillos en la arena.

Por la tarde, visita por el centro de Cannes. La idea principal de este viaje es olvidarse de todo lo que suponga la vida cotidiana, no pensar en nada relacionado con nuestra vida de siempre. Irse, para volver de nuevo.

Antes de las cinco de la tarde me asombro por el precio de una taza de café en el restaurante de la playa que pertenece al Hotel Martínez, junto al famoso y glamuroso Hotel Carlton.  Hace calor, pienso, y busco mi teléfono móvil. Es el sonido característico que me indica que me ha llegado un titular. De pronto la luz ya no brilla tanto como antes. El calor del verano ya no es lúdico, sino sofocante. Una furgoneta blanca acaba de bajar por la Rambla de Barcelona arrollando a cientos de personas.

Es raro, todo cambia en milésimas de segundos. Hay paparazzi fumando nerviosos y a la espera. Cámaras colgadas del hombro y decenas de colillas en un rincón, ajenas a las suaves e impolutas pamelas blancas que van de un lado al otro de la playa. Pero ya no veo nada, mi mente está en otra parte, tan lejos y tan próxima. Es mi ciudad. Familia, amigos. En segundos me veo llamando. Máxima obsesión.  Volver a Barcelona. Ir a ver las noticias. Todos los canales de televisión franceses hablan sobre el atentando yihadista. Una treintena de víctimas son de este país. El ministro de interior, Gerárd Collomb, se ha desplazado a Barcelona. Horas y horas de información en francés. Internet, siempre aliado, me conecta con la radio en español. Àngels Barceló le dice a Pepa Bueno en la SER: “Ahora los barceloneses recuperaremos La Rambla”. En los últimos tiempos La Rambla ha pasado a ser de los turistas, por eso las víctimas son de 30 nacionalidades diferentes.

Kierkegaar en el pensamiento. Existencialismo y angustia. La filosofía de la condición humana, tan diversa y contradictoria. Julio Cortázar y adolescencia. Siento de nuevo la Rambla, como antes. Es posible que suceda. Que volvamos al Café de La Ópera, como en aquellos veranos junto a mis amigas del instituto. Nuestro mundo cotidiano de entonces. Sueños de amores y literatura entre las mesas de las terrazas. Y la loca Maria de oscuro pasado. Y el vaquero con pistolas de juguetes y el torso tatuado. Y los marineros americanos y el recuerdo de Ocaña y el Liceu antes de incendiarse.

Vuelvo a la Barcelona de cualquier otoño y paseo de nuevo por La Rambla bajo la lluvia, con mi hermana. Antes llovía con mucha fuerza y el gentío desaparecía. No me olvido de esa calle vacía y el suelo brillante, y los kioskos de los pájaros, ahora ausentes. Y los kioskos de las flores, olor fuerte a rosa roja. Es la Rambla de siempre. La que sufría  y después se llenaba de risas.

Y estupor ahora. Que rara está la Rambla convertida en un altar de dolor inmenso. Cuantas vidas, cuantos idiomas, cuantos continentes implicados. Cuantas vidas que dejaron de existir, demasiadas.

Ahora todos ellos formarán parte de nuestros recuerdos, de lo que pasó un día de este verano, del verano de todos ellos. De los que se quedaron tiritando en el suelo, en el mismo que habían paseado antes, el que habíamos pisado tantas veces. Incomprensible violencia.

Anuncios

Paul Auster y Planeta

Mientras escribía el post que quiero publicar de un momento a otro sobre Andrea Camilleri, me encuentro con una información de Carles Geli en el diario El País, sorprendente para el mundo editorial: ‘Seix Barral arrebata el Paul Auster de bolsillo a Anagrama’.

La noticia se ha confirmado este jueves en la Feria del Libro de Frankfurt. Así, a partir del próximo año toda la obra del autor estadounidense en formato bolsillo será publicada con Booket , la editorial del grupo Planeta. Anagrama continuará publicando las novedades.

De esta manera, el 3 de febrero de 2012, cuando Paul Auster hace sus 65 años, se empezará a publicar la Biblioteca Breve Paul Auster en Booket. Serán novelas y poesía. Parece que el motivo de esta operación radica en la gran distribución que tiene el grupo Planeta , especialmente en el sur -América. Aún no se sabe cuáles serán las primeras obras del autor que se publicarán con Booket.

Por cierto, que el próximo otoño saldrá, con Anagrama, como siempre, ‘Winters journal’,último título de Paul Auster. Dice Carles Geli que se trata de los diarios que explican sus primeros tiempos como escritor junto con su mujer Siri Hustvedt, que también publica con Anagrama .

Paul Auster ha sido traducido a 21 lenguas. Es uno de los autores norteamericanos más brillantes de su generación. Gran parte de su obra se desarrolla en Nueva York y habla especialmente sobre la soledad, el azar, el misterio de la vida, la amistad, la literatura, la duda. Paul Auster refleja siempre una gran necesidad para la escritura, porque con ella aprendemos a vivir .
La pasión por escribir y leer, eso me gusta mucho Paul Auster .

Del libro electrónico a Buck

Estamos viviendo una época de cambios en el mundo de libro. Esta afirmación es de hoy, pero también se podría haber dicho hace una década o medio siglo, o podría haber hecho un ensayo de 1000 páginas a principios del siglo XX. Cuando los hermanos Salvat recorrieron América, de norte a sur, a lomos de una mula, estaban en las postrimerías de una manera de hacer libros y comenzaban una aventura que aún dura. Ellos fueron unos pioneros. Era la época de las primeras enciclopedias, los primeros fascículos, los primeros libros de bolsillo. Los lectores aumentaron considerablemente y se creó toda una industria alrededor del libro.

Libro electrónico
Pasados ​​los decenios, los editores ya no llevan manguitos y el libro electrónico es una realidad a la espera de su mercado. Este jueves se ha presentado en Barcelona leqtor.com, una plataforma de distribución de libros digitales. De momento, dentro de esta plataforma no están incluidas las grandes editoriales españolas, como Planeta, Random House Mondadori o Santillana. Pero sí se han adherido Ediciones 62 o RBA. Estaremos atentos para ver cómo funciona.

Ediciones Buck

Este jueves también se ha presentado una nueva editorial, esta al estilo tradicional, con libros de papel que se distribuyen por las librerías. Se dice Ediciones Buck y quiere centrarse en la narrativa estadounidense de finales del siglo XIX y principios del XX. Una apuesta muy interesante, si tenemos en cuenta que la literatura norteamericana clásica es una gran desconocida en nuestro país. Los primeros libros ya están a punto: El Camino, de Jack London y La vuelta al mundo en 72 días y 10 Días en un manicomio, de Nellie Blay. Buck promete traducciones de obras inéditas en castellano o descatalogadas.

Una curiosidad, Nellie Blay fue una de las primeras mujeres que se dedicó al periodismo. De hecho, Blay, de viaje por Europa cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, explicó a los estadounidenses aquellos acontecimientos bélicos.

 

40 años, 40 lunas

Todavía no hablaré de Larsson, dejamos que pase la feliz expectativa y que los lectores tengan tiempo de pasar todas las páginas. Antes de eso, hace días que quiero entrar en los 40. ¿Verdad fue en 1969 cuando el hombre pisó por primera vez la Luna? Mucha gente se ha hecho mayor con la imagen de esta pisada en el recuerdo. En España aún vivía Franco … El mundo ha dado muchas vueltas durante estas cuatro décadas …

Pero la idea no es hablar sobre la Luna, ni tampoco sobre la ‘carrera espacial’. Sí, puede ser una feliz coincidencia que algunos sitúen Neil Armstrong en la categoría de héroe de todos los tiempos y al mismo tiempo se declaren entusiastas de libros salidos de la inspiración editora de unos solitarios. “Describir la emoción es muy difícil y pertenece a los intestinos” y “eso es lo que siento (emoción) ante el original (de un buen libro) de un autor desconocido”. A Beatriz de Moura le preguntaban cómo sabe que se encuentra ante un libro que puede ser un éxito editorial. La creadora de Tusquets, se quedó pensativa … y luego intentó responder de alguna manera positiva a una pregunta destinada a provocar dolor de cabeza … Yo pensé:  !Qué grande! y me apunté la frase.

Aprendí catalán para pedir un préstamo a Banca Catalana.
En 1969, hace ahora ya 40 años, nacieron dos editoriales que en estos momentos se mantienen intactas con sus fundadores al frente: Jorge Herralde en Anagrama y Beatriz de Moura en Tusquets (el nombre le viene de su marido en aquellos momentos:  Oscar Tusquets). Casualmente, los dos editores no tienen descendencia y por eso siempre los interrogan sobre la continuidad de sus empresas. Moura, ya metida en los 70 años, decía el otro día durante una charla en la Biblioteca Jaume Fuster que no se ha puesto ningún límite, “Durará mientras no me aburra”, dice. También ha explicado el significado de editorial : “Mañana hay que volver a trabajar y pasado y el otro …. esto es una editorial, trabajar cada día”.  Según explicó Beatriz de Moura, durante las cuatro décadas de Tusquets, ha pasado por muchos momentos felices, sin duda, pero también por muchas dificultades: “Una vez me hice un vestido de una cortina y me sentí como el personaje de Lo que el viento se llevó . Claro que estas dificultades económicas no trascendían a principios de los setenta y menos al ambiente en que se movía esta hija de diplomático brasileño. “En la Gauche Divine no se podía hablar de dinero”, confiesa. Pero, más allá de Bocaccio , estaba el mundo real y sus facturas. De Moura ironiza: “tuve que aprender catalán para pedir un crédito en Banca Catalana”. No era un juego, pero estoy convencida de que sí era un ‘divertimento’. El primer libro que editó Tusquets fue Cuadernos íntimos, sobre Bertolucci, que en aquella época no había conseguido estrenar ninguna película en España porque estaba prohibido.

El futuro está detrás
Tusquets comenzó con no mucho más de 1000 euros y no ha sido un camino de rosas fundar una editorial que ahora cuenta con algunos de los autores que crean adición.  Haruki Murakami ha descubierto a los lectores españoles que hay una literatura japonesa muy potente y la próxima temporada tendremos otro ejemplo, con una novela suya que fue publicada en Japón hace unos años. El autor sueco Hanning Mankell sorprenderá durante el otoño con una nueva y “inesperada” novela que recupera al detective Wallander de siempre. Por cierto, que dentro de unos meses los lectores con propensión a las fijaciones, podrían estar de enhorabuena con una nueva promesa, un holandés, que es un clásico en su país, Willem Federik Hermans. Por eso la frase “el futuro está detrás” que me apunté, porque ante un pasado inalcanzable, queda un futuro con multitud de promesas. Otro por cierto, Beatriz de Moura dice que ha descubierto un autor filipino que es toda una promesa …

Qué esperamos de Sant Jordi?

¿Qué esperamos del día de Sant Jordi? Esperamos que haga buen tiempo, es la respuesta correcta y generalizada. Los editores, esperan el sol. Los libreros, han puesto velas al Cristo de Lepanto, que por eso estuvo en la batalla del mismo nombre, para que aleje la lluvia que nos envía con el paraguas en casa. Y el público numeroso, naturalmente, espera y desea un buen “solo, solito, ven a ver …” para sus paseos entre las mesas de libros. Docs, sí, es eso. El día debe salir lucido, el resto del trabajo ya esta hecho. Esto lo saben muy bien los compañeros de los departamentos de prensa de las editoriales, que a estas alturas saludan sus familiares por e-mail. Las librerías ya han puesto el cartel de “no tengo más espacio en el almacén” y los periodistas han hecho los deberes y han leído y han presentado a sus lectores sus recomendaciones. A lamalla.cat tiene un especial con todas las novedades y aquí, hacemos repaso ahora mismo:
El por qué de la locura Larsson (I)
El por qué de la locura Larsson (II)
Una historia de amor de Salman Rushdie
Murakami en la playa de Barcelona
Elegía por un Amercia ‘, el tributo de Siri Hustvest a Nueva York  Todos los viajes de Julio Equis comienzan con un par de palabras, “me voy” …
El corazón de Napalm ‘en la Barcelona de los ochenta
Jordi Coca y la chica del baile
Maruja Torres, Navidad 2009 ¿Por qué no buscan Irène Némirovsky
Ruedo Ibérico
Ah, aviso. El 23 de abril es urgente, tengo que marchar unas horas, no puedo terminar el día sin pasar por caja (hay el 10 por ciento de descuento). Normalmente ya sé lo que quiero. Y también me esperan las rosquillas de San Jorge que compro en la plaza de Sant Jaume. Todo un placer de la vida.

Ruedo Ibérico

Disculpen, pero quiero empezar a escribir este blog apuntando unas palabras que no son mías, son de Josep Pernau, de su columna de El Periódico de Cataluña: “Los libros son como las personas: dependen mucho de las circunstancias.” Con esta reflexión tan orteguiana, el maestro Pernau se felicitaba el día 11 de diciembre por una noticia reciente:  que vuelven los libros de la editorial Ruedo Ibérico. De esta manera, muchos de nosotros tendremos la oportunidad de recuperar libros que, en plena dictadura, revelaron que había otra manera de ver y contar la Historia y la política, muy diferente a lo que mostraban los noticiarios de el No-Do. Ruedo Ibérico vio la luz en 1961 en París, de la mano de cinco intelectuales y refugiados políticos que vivían en Francia (Elena Romo, Nicolás Sánchez Albornoz, Ramón Viladàs y Vicente Girbau) y dirigidos por José Martínez. Su objetivo estaba muy claro: combatir la dictadura franquista. El catálogo estaba formado por autores que habían sufrido la guerra, como Jorge Semprum o hispanistas como Gabriel Jackon, Hugh Thomas o Gerald Brenan. Entre 1961 y 1979 más de 150 libros circularon clandestinamente por toda España. Algunos títulos: La guerra civil española, de Hugh Thomas o Laberinto español, de Brenan. Como curiosidad, en 1961 fue también el año en que España pidió su inclusión en el Mercado Común y se publicaron libros tan emblemáticos como El siglo de las luces, de Alejo Carpentier

Visto desde el tiempo y la distancia, Ruedo Ibérico fue un contrasentido comercial. Tenían prohibido su espacio en las librerías y llegaban a los lectores clandestinamente. Estos libros estaban censurados antes de salir de la rotativa y no se les podía encontrar facilmente. A pesar de ello, se leían. Los lectores se tragaban las palabras escritas desde la libertad como si fueran perlas preciosas, con el hambre necesaria de quien necesita transgredir la fuerza de las normas absurdas de una sociedad marcada por su mirada deforme y “cutre”. En 1965 crearon la revista Cuaderno de Ruedo Ibérico donde se publicaron artículos sobre temas que no tenían extensión suficiente para formar un libro. En 1969 abrieron librería en el número 6 de la rue de Letrán (Barrio Latino) y empezaron a distribuir por Europa los fondos de diferentes editoriales latinoamericanas, como Grijalbo.

Así estuvieron más de veinte años. Paradójicamente, en 1982, cuando la democracia ya había superado el 23- F y la Transición de Suárez daba paso al primer gobierno socialista de Felipe González, Ruedo Ibérico dejó de existir. Instalada ya en Barcelona, la editorial no pudo resistir la dura competencia que sufre el mundo del libro.

La recuperación de la Memoria Histórica
Los seres humanos necesitamos la memoria, y si no tuviéramos nos deberíamos inventar, como aquellos replicantes de Blade Runner que coleccionaban fotos de otros para demostrar que tenían derecho a vivir. Por eso ahora, cuando estamos en el tiempo de revivir el pasado y recuperar el silencio todo lo que se había enterrado con la voluntad de silenciar, es una buena noticia que la editorial del grupo Planeta Backlist haya rescatado del olvido los libros de Ruedo Ibérico. La editora Maite Castaño me decía el otro día que han establecido un convenio con Marianne Brull (que ahora es una mujer muy mayor pero con la cabeza muy clara), editora y representante actual de Ruedo Ibérico y editar una media de 2 títulos para año. El primero ha sido Ecos de los pasos, de Juan García Oliver, el pasado julio. En enero de 2009 verá de nuevo la luz Laberinto español , de Gerald Brenan.

El eco de los pasos ofrece una mirada muy particular de toda una serie de hechos de la historia y un apasionado perfil de su autor. Está escrito en el exilio de García Oliver en México, cuando tenía 71 años y después de haber sido un destacado anarquista, que ocupó cargos durante la República. Fue una figura controvertida, por implicarse activamente en el gobierno de Largo Caballero como ministro de Justicia. La fidelidad a su ideario le llevó a la cárcel en distintas ocasiones.